Cuídate ¡sin culpas!

Sé que a veces es imposible dejar de consentirnos, por más dietas y propósitos que tengamos suele pasar que nos gana más el momento de querer saborear cada antojo.

Entonces, hazte la siguiente pregunta ¿qué vida tendrías si dejaras de consentirte, si sólo te exiges y no hay momento realmente para ti? Es momento de dar el primer paso, con 30 minutos de tu propio tiempo escribe qué actividades te gustan o te gustarían hacer para mantenerte en forma, recuerda que no todo es para todos, enfócate en tus necesidades y en lo que realmente te apasiona para que sea más sencillo llevarlo a cabo.

En cuanto a la dieta, consulta un nutriólogo, o bien trata de consumir alimentos en moderadas cantidades, recuerda que todo en exceso es malo.

Al final puedes consentirte disfrutando el dulce sabor de un antojo, sin azúcar añadida, como mis Polvorones 0% azúcar añadida.

¡Sé feliz y sigue consintiéndote sin sentir culpas!